Cómo elegir la mejor descarga de agua para el inodoro

Existen tres tipos de instalaciones. La principal variante a tener en cuenta es el costo del trabajo y los elementos necesarios para la obra. Qué conviene más.

Tradicional, directa o con mochila, de esa manera señalan los vendedores de sanitarios a las conexiones disponibles a la hora de decidir qué conviene más al momento de instalar un inodoro en el baño de una vivienda o de un espacio público.

La gran diferencia que se marca entre las tres variantes no es la cantidad de agua que se utiliza sino el costo que tiene su instalación y el de los equipos que se requieren.

El sistema tradicional es señalado como el más antiguo entre las opciones y consiste en un depósito –que puede ser de plástico o de cemento-  embutido en la pared. Por fuera se encuentra el botón y una tapa rectangular.

Otra variante y la señalada como la “más moderna”, es la descarga directa. Como referencia, hay vendedores que lo ejemplifican como el sistema que puede encontrarse en los baños de los shoppings. Consiste en agua que llega hasta el inodoro directamente desde el tanque domiciliario, a través de un caño de una pulgada y media que no necesita depósito. A pesar de que se requiere un elemento menos, y que es recomendado por su eficiencia, se trata actualmente del método más costoso de instalar.

Dentro de las opciones, como intermedio a las dos anteriores, puede encontrarse el uso de la mochila. De esa manera se denomina vulgarmente – y así se lo consigue también en un local comercial – al recipiente que va colgado de la pared o asentado sobre el inodoro.

Cantidad de agua

  • Cada vez que se tira la cadena, se van por el inodoro seis litros de agua potable, ya sea en cualquiera de las tres conexiones. Pero hace poco salió al mercado un sistema que marca la diferencia y permite cuidar el recurso, se lo denomina “sistema dual” y puede implementarse tanto en descarga tradicional, directa o con mochila.
  • Se denomina tapa de tecla dual al botón que está dividido en dos y se puede optar por uno a la vez, dependiendo del uso. Uno desprende seis litros de agua y el otro tres.

  • La toma de conciencia sobre la utilización que se realiza del agua en el baño es imprescindible para cuidar el recurso. Para eso, además de hacer un buen uso a diario, es necesario analizar y proyectar al momento de llevar a cabo una obra a través del asesoramiento. 

Abrir chat